Entradas

La PTEH apoya las propuestas europeas para la evaluación de los productos de construcción de base biológica

La Plataforma Tecnológica Española del Hormigón (PTEH) ha mostrado su satisfacción por la publicación ayer del estudio ‘Contabilidad de carbono para materiales de construcción – Evaluación del potencial de calentamiento global de productos de construcción de base biológica’ (por su título en inglés), realizado por LBP SIGHT -empresa de consultoría e ingeniería especializada en el ámbito de la construcción y el medio ambiente-, y promovido por un consorcio de organismos europeos y mundiales del sector de los materiales de la construcción. Este informe arroja conclusiones que suponen en palabras de Aniceto Zaragoza, presidente de la PTEH, “unas directrices claras y científicas para el desarrollo de políticas de evaluación transparentes para todos los materiales de construcción y alcanzar, así, los objetivos de descarbonización europeos”.

Lograr una economía con cero emisiones de carbono en 2050 es uno de los objetivos clave del Pacto Verde Europeo. La evaluación de los efectos medioambientales de los materiales y productos de construcción, basada en el estudio de toda su vida útil y con datos completos y sólidos, es de vital importancia para garantizar que se toman las decisiones correctas para mitigar los efectos del cambio climático.

En el ámbito de la construcción, y en concreto de los materiales, en numerosas ocasiones se tiende a mostrar únicamente los datos de ciertas etapas, en lugar de recoger el ciclo de vida completo de las infraestructuras y edificios, lo que arroja resultados imprecisos que tienden a favorecer a unos frente a otros. Es por esta razón que a menudo se hace referencia directamente a los materiales de origen biológico como la solución preferida, en cuanto a bajas emisiones de carbono, sin tener en cuenta el análisis de ciclo de vida completo de cada uno de los productos.

Este estudio, según apuntan desde el consorcio, “ofrece una evaluación de la base científica que subyace a las condiciones de neutralidad de carbono de los productos de construcción de base biológica, sus efectos de sustitución y una evaluación crítica de los beneficios del almacenamiento temporal de carbono”.

Entre las sugerencias que se desprenden de la investigación, se destaca que, para establecer un marco político que permita alcanzar los objetivos de descarbonización, es de vital importancia la evaluación de los efectos medioambientales de los materiales y productos de construcción a lo largo de toda su vida útil. Es así y sólo así como, a partir de datos completos y sólidos, se podrán desarrollar medidas y tomar decisiones eficaces y justas.

Asimismo, el desarrollo de estas políticas debería contemplar métodos alternativos, tales como la descarbonización de los materiales minerales o la conservación y restauración de los bosques, para cumplir los objetivos desde todos los ámbitos posibles.

Con todo ello, la PTEH insta a las instituciones y otros organismos a fomentar el uso de datos correctos y métodos adecuados para todos los materiales de construcción, sin promover en ningún momento un tipo de material por encima de otro. Es más, Zaragoza señala que “los materiales deberían medirse bajo los mismos parámetros científicos y con metodologías precisas, para que toda edificación e infraestructura contribuya a cumplir el reto común de descarbonización en 2050”.

El informe completo, así como su resumen ejecutivo, se pueden descargar en la página oficial del consorcio: https://www.ca4bm.org

Más de 400 plantas de hormigón miden su huella ambiental a través de la DAP sectorial de ANEFHOP

Desde que en 2020 ANEFHOP iniciara el proyecto de elaborar una DAP sectorial, más de 400 plantas se han adscrito en una apuesta por hacer del sector del hormigón una industria más sostenible.

Esta declaración tiene como objetivo medir el impacto ambiental de los procesos de fabricación de los productos, en concreto del hormigón, que tiene numerosas propiedades beneficiosas en la construcción que se traducen en términos de sostenibilidad como el aislamiento térmico y acústico.

“Disponer de una DAP sectorial muestra la transparencia de la empresa que la desarrolla y, aunque no es obligatoria, puede utilizarse para la evaluación del uso sostenible de los recursos y el impacto medioambiental de las obras de construcción requerida por el Reglamento Europeo de Productos de Construcción”, señala Pilar López, presidenta del Comité de Medio Ambiente de ANEFHOP.

Medir la huella ambiental y reducir la huella de CO2 es uno de los retos estratégicos a los que se enfrente actualmente el sector. De hecho, como se anunció en el VI Congreso Nacional de Áridos, el sector se ha comprometido a reducir sus emisiones de CO2 a causa del hormigón en un 40% para 2030 sobre los datos de 1990.

“Acabar con la competencia desleal a través de mecanismos que igualen la calidad y seguridad de los productos es clave para nuestra evolución y la inversión en la mejora de nuestras plantas. Y, en este punto, la sostenibilidad es una palanca fundamental para el presente y futuro de nuestra actividad”, concluye Carlos Peraita, director general de ANEFHOP.

El titular de la DAP Sectorial es ANEFHOP, Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado, y el Operador de Programa: Global EPD de AENOR

El sector reducirá un 40% las emisiones de CO2 a causa del hormigón para 2030

El sector del hormigón se ha comprometido a reducir su huella de carbono para 2050 y a una reducción de las emisiones de CO2 a causa de este material del 40% para 2030 sobre los datos de 1990. Así lo ha defendido esta mañana la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) durante el VI Congreso Nacional de Áridos celebrado en Oviedo, donde ha organizado una jornada bajo el título de ‘El gran cambio de la industria del hormigón hacia la sostenibilidad’.

“A pesar de la situación de incertidumbre, el sector ha hecho una apuesta valiente por la sostenibilidad de cara al renacimiento de la actividad y prueba de ello es la voluntariedad del proyecto DAP Sectorial con más de 400 plantas adscritas”, ha señalado Carlos Raich, presidente de ANEFHOP, durante la primera mesa redonda en la que se han compartido las claves que han hecho evolucionar al sector.

Una postura sostenible que, como han coincidido Luis José Fernández, presidente del Comité de Asturias, y Miguel García Tejera, director técnico de CEPCO, también va a traer consigo cambios en los modelos de negocio y la necesidad de nuevos métodos y condiciones de contratación de las obras. “La sostenibilidad es clave para el futuro de los productos, pero no debemos olvidar que esto va a suponer en la mayoría de los casos procesos más caros para conseguir mejores calidades”.

Reducir la competencia desleal

La nueva instrucción técnica de control de producción, el RD 163/2019, ha centrado otra de las sesiones, ya que todavía existen 400 plantas de hormigón que todavía no han obtenido el certificado y, por tanto, están vendiendo este producto de manera ilegal. Una denuncia que llevan a cabo desde ANEFHOP, que está trabajando para reducir esta cifra y garantizar una competencia leal.

Sin embargo, como han recalcado José María Carrau, delegado de ANEFHOP; Juan Carlos Aguilera, director general de Industria del Principado de Asturias; y Renata D’Andrea, de AENOR, es necesario un paso más que garantice también el cumplimiento de la instrucción. “Tenemos que seguir avanzando y, por eso, también estamos reclamando un registro de certificados válidos que pueda ser consultado por los clientes de las plantas de hormigón, así como verificar si una planta mantiene o ha perdido el certificado mediante fechas de validez del mismo”, ha apuntado José María Carrau.

El director general de Industria del Principado, Juan Carlos Aguilera, ha resaltado también en su intervención cómo la coordinación con ANEFHOP ha sido clave para realizar su trabajo y conseguir así el 100% de certificación en sus plantas.

En esta línea, ha transcurrido también la tercera mesa redonda en la que Miguel Ángel Bermúdez, subdirector general de Normativa y Estudios Técnicos de MITMA; José María Carrau, secretario del Comité Técnico de ANEFHOP; y Benjamín Martínez, delegado de ANEFHOP, han tratado las novedades del nuevo código estructural.

En línea con Europa

El futuro del sector está encaminado a la reducción de la huella de CO2 también a nivel internacional, que se enmarca en el plan de trabajo para una industria del cemento y hormigón neutra para 2050 de la GCCA (Global Cement and Concrete Asociation).

“Las asociaciones europeas tienen un enfoque similar, pero en Europa hay un problema relacionado con el ETS, el mercado de emisiones de carbono, que debe abordarse para evitar que el proceso de descarbonización afecte a los productores europeos y aumente las importaciones de países que no pretenden poner límites a las emisiones de CO2. Debemos trabajar en hormigones que se ajusten a las necesidades de los clientes, reduciendo los volúmenes y mejorando las prestaciones, de esa forma reduciremos el impacto”, ha explicado Francesco Biasioli, secretario general de ERMCO.

Lo ha hecho en la mesa de clausura del acto en la que ha compartido espacio con Javier Martínez de Zuazu, secretario del GT de Reducción de Huella de Carbono; Albert Gómez, presidente del Comité de Sostenibilidad de ANEFHOP, Pilar López, presidenta de Comité de Medioambiente de ANEFHOP; y Pablo García, representante de HOLCIM.

Entrevista a Luis Fernández González, presidente del Comité de Asturias

  • La producción en Asturias ha mejorado mucho desde 2020, ¿cuáles cree que son los principales motivos?

Para poder contestar a esta pregunta, hay que tener en cuenta la evolución del consumo de hormigón en los últimos años. En Asturias, desde el  2007 hasta el 2015 se produjo un fuerte retroceso año tras año. En número de empresas vinculadas al convenio de construcción hemos pasado de 3.600 en el año 2007, a tener unas 1.700 en el año 2020. En el año 2021 hemos alcanzado las 1.800, y este repunte repercute en todos los subsectores de la construcción, tanto en empleo como en consumo de materiales.

En concreto, durante el pasado ejercicio, el motivo de la mejora de producción de hormigón en Asturias se encuentra en el aumento de la cifra de construcción de vivienda nueva, y en el incremento de oferta de obra, tanto privada como pública, que hace que la producción de hormigón en este último año haya crecido del orden de un 13% respecto al año anterior.

 

  • El pasado año se produjeron dos importantes hitos en el sector: el RD 163/2019 y el Código Estructural. ¿Cómo han reaccionados las plantas asturianas? ¿Es la competencia desleal una preocupación en la región?

Asturias es la única región de España donde todas las empresas del sector están asociadas a ANEFHOP. Una de las exigencias para ser socio es que se cumpla con los requisitos del Sello Expert, y aunque no sea oficialmente reconocido, las auditorías realizadas por ANEFHOP hacen que cumplamos con la Ley respecto a la Calidad, Seguridad y Medio Ambiente.

El control de producción de hormigón ya estaba sujeto a la Orden Ministerial del año 2001, pero es el 1 de abril del 2021 cuando entra en vigor del RD163/2019, que exige obtener un Certificado de Control de Producción a las centrales de hormigón. Con lo cual, el fabricante que no cumpla con este RD, no obtendrá el certificado y no estará autorizado para la venta de hormigón.

Respecto al RD 163/2019, todas las centrales de hormigón de Asturias están Certificadas, con lo cual no supone diferencia alguna entre unas y otras, y ello no supone competencia desleal.

Asimismo, la Administración Regional es garante de este cumplimiento, y en reuniones que hemos tenido con la Dirección Regional de Industria y Dirección Regional de Vivienda, lo pudimos constatar.

Respecto al Nuevo Código Estructural, de reciente aprobación, se está divulgando desde el Ministerio, ANEFHOP, y otras organizaciones, a través de formación y jornadas de presentación. La novedad fundamental es la inclusión de la Sostenibilidad, aunque también se catalogan criterios de Calidad, requisitos Económicos, Medioambientales, requisitos Sociales, Salud Laboral e índices Complementarios. Con todo esto tenemos que conseguir que el hormigón sea sostenible y que la huella de Carbono sea la menor posible.

En este punto, también me gustaría destacar, que los controles del hormigón que nos hacen en obra por parte de los Laboratorios carecen de exigencias mínimas exigibles por parte de la Administración, algo que resulta enormemente dañino para el sector.

 

  • El pasado verano ANEFHOP premió a plantas productoras del Principado por su apuesta por el medio ambiente y una adecuada gestión de los riesgos laborales. En este sentido, ¿cree que Asturias se encuentra en una situación privilegiada a nivel nacional?

En Asturias la Administración siempre se ha caracterizado por ser muy exigente con la normativa Medio Ambiental. Prueba de ello, es nuestro eslogan “Asturias Paraíso Natural”. Además, las empresas de Asturias lo valoran, son participativas y colaboran activamente en el cuidado del medioambiente.

En mi opinión, los esfuerzos para cumplir aquí con la normativa son superiores a los que se exigen en otras Autonomías. Para los empresarios asturianos, fruto de la situación geográficamente privilegiada, la convierte también en una situación más rigurosa.

El tema de residuos nos preocupa de forma importante. Es un asunto que esta encima de la mesa permanentemente, y en el que se está trabajando para incluir, en nuevas obras y proyectos, áridos reciclados y otros subproductos. Esta cuestión debería tener reconocimiento económico por el coste que supone, y en Asturias hasta ahora no está siendo así.

La descarbonización tanto urbana como de infraestructuras es otro tema muy importante que se está afrontando en Asturias, de hecho, están programadas jornadas de trabajo y proyectos reales.

En cuanto a la gestión de los Riesgos Laborales, destacaría que la siniestralidad en nuestra industria es muy baja, lo cual demuestra el grado de rigor que tienen las empresas en este tema.

 

  • Recientemente ANEFHOP ha publicado un informe en el que se destaca que la digitalización de algunos procesos podría suponer una importante reducción de costes de gestión. En su opinión, ¿qué cree necesario para impulsar la adopción de tecnología en el sector?

Sin duda alguna el futuro de las empresas pasa por apostar por una mejora en los procesos de producción, la digitalización y la sostenibilidad. Es algo de lo que estoy absolutamente convencido.

En este sentido las empresas asturianas, al mismo tiempo que se adaptaron para certificarse en el cumplimiento del RD 163/2019, siempre han estado comprometidas con la mejora de instalaciones y la modernización de los procesos, lo que ahora nos mantiene en una buena situación para poder afrontar otros retos de modernización.

Tanto la digitalización como la economía circular son hechos reales. La digitalización, sin duda va a repercutir en el ahorro de costes a través de una mayor productividad, y además va a producir una mayor cantidad de información para gestionar nuestras empresas. La información que está apareciendo sobre subvenciones es abrumadora en este momento, cuestión que esperemos se traduzca en realidad y nos permita dar un salto de calidad significativo.

 

  • ¿Cuáles cree que son los mayores beneficios de la tecnología en el sector? ¿Cree que el sector puede adaptar sus procesos para parecerse a sus homólogos europeos?

Las nuevas tecnologías, hoy en día, son imprescindibles en cualquier ámbito de los distintos sectores de los que se hable. El sector del hormigón no se puede quedar atrás. La digitalización debe dar paso a la transformación digital de nuestro negocio. Además, la formación específica para cada puesto de trabajo es básica, cuestión que resulta especialmente complicada por la media de edad de las plantillas de trabajadores. Es importante que la gente que vayamos incorporando al sector, nos ayude a la transformación. Esto pasa por hacer del hormigón un sector interesante para la gente joven.

 

  • ¿Qué otros retos mencionaría?

Sin duda que los retos del sector del hormigón en España vienen condicionados por las normas europeas, los compromisos adoptados en sostenibilidad, el cuidado del Medio Ambiente, y nuestra obligación es estar atentos a todos ellos y adaptarnos.

Una de las dificultades que yo veo es que las empresas españolas en su mayoría son pymes, con lo cual el cumplir con toda la normativa y ser competitivo es más difícil de alcanzar. En mi opinión deberíamos de ser más objetivos, y ver la forma de hacernos más grandes y, por lo tanto, más competitivos.

El sector del hormigón preocupado por la incertidumbre económica y su impacto en el crecimiento

La Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) espera que el sector siga creciendo en torno a un 4-5% este año. Así lo ha señalado durante la Asamblea Anual Ordinaria que ha tenido lugar esta mañana en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE).

Una jornada que ha estado marcada por la incertidumbre generada en los primeros meses de 2022 y en la que se ha debatido las consecuencias que han podido tener en la producción del hormigón y en la construcción los incrementos de costes, la huelga nacional de transportistas o el inicio de la guerra de Ucrania.

“Una vez más, como sector, tendremos que adaptarnos mediante nuevas formas de trabajo a las circunstancias que nos está tocando vivir. Pero lo afrontamos con optimismo ante los planes de inversión que están en marcha, los Fondos Europeos y las licitaciones previstas que mantienen la tendencia de crecimiento al alza”, ha reconocido Carlos Raich, presidente de ANEFHOP durante la apertura institucional del acto junto a Antonio Garamendi, presidente de la CEOE.

“El hormigón es esencial en nuestra economía y es un sector que hay que definir como una industria que, además, a pesar de las muchas dificultades, en los datos vemos cómo está creciendo”, ha afirmado Antonio Garamendi, que ha añadido que “las perspectivas para la economía española siguen sometidas a una gran incertidumbre pero, a pesar de la coyuntura, el sector está haciendo los deberes y se está modernizando, anclándose en uno de los pilares que va a ser clave como es la sostenibilidad”.

La sostenibilidad, clave en el desarrollo del sector

El nuevo Código Estructural y el nivel de implementación de la Instrucción Técnica de Control de Producción fueron otros dos de los aspectos clave que se pusieron en relieve como factores determinantes para el futuro del sector.

Carlos Peraita, director general de la Asociación, realizó un análisis de los datos del sector destacando el cierre de 2021 con un crecimiento de la producción de un 13,1% y la implementación del certificado de la instrucción técnica de control en todas las plantas asociadas. “Aunque el 100% de las plantas están certificadas, sabemos que todavía queda un largo camino por recorrer para garantizar su cumplimiento. Además, somos conscientes de la fuerte evolución normativa que va a venir procedente de Europa en los próximos años, en su mayoría relacionado con la sostenibilidad”, ha apuntado.

La reducción de la huella de CO2 y el cuidado del medioambiente, mediante la medición de la DAP sectorial, son objetivos prioritarios para el desarrollo del sector. “Va a ser necesario ajustarse a las producciones reales actuales y futuras, adaptando los modelos de negocio y renovando las plantas si queremos converger con las cifras europeas”, ha añadido Carlos Peraita.

Durante la Asamblea General, también se ha procedido a la aprobación de las cuentas del pasado año, el presupuesto, y el informe de actividad del año 2021, así como la presentación de la Memoria de Actividad. Por último, ha contado con las ponencias de Raymond Torres, director de Coyuntura Económica de Funcas, y el Dr. Mario Alonso Puig, fellow en cirugía por Harvard University Medical School, sobre la economía española y cómo afrontar momentos de desafío, incertidumbre y cambio, respectivamente, para cerrar el acto.

Avances hacia la sostenibilidad del hormigón

Es innegable que el hormigón es el principal material empleado en la construcción por su versatilidad, durabilidad, facilidad de empleo, bajo coste y altas prestaciones. Todas estas características permiten su colocación en multitud de formas y elementos en su estado fresco y, una vez fraguado y endurecido, proporciona altas resistencias a compresión. Sin embargo, presenta un importante desafío: el proceso anterior de fabricación del cemento que se emplea en la elaboración del hormigón supone una importante emisión de CO2.

Es por ello por lo que la creciente preocupación sobre el impacto ambiental está llevando a los productores de hormigón a reevaluar los métodos y los materiales para producir un producto sostenible y acorde a los nuevos estándares que se están implantando en la industria.

Las innovaciones en la fabricación de hormigón están encaminadas a contribuir a reducir las emisiones de CO2 que se producen tanto en el proceso de fabricación del cemento, como reduciendo el propio impacto causado de forma indirecta por el hormigón al emplearlo como materia prima.

Para lograr este doble objetivo se están incorporando nuevas fórmulas y mezclas más eficientes que permitan optimizar el empleo del cemento, al mismo tiempo que mejoren las prestaciones del hormigón.

Pongamos por caso la utilización de una serie de aditivos que potencian las cualidades y capacidades del hormigón, consiguiendo mejorar la eficiencia energética y el transporte, así como la utilización de materias primas recicladas y el desarrollo de tecnologías que reducen la contaminación y capturan las emisiones de CO2 que se liberan a lo largo del proceso de fabricación del cemento.

Otro factor vital en la reducción del CO2 emitido es la reconversión de este gas en forma de CaCO³, un proceso de absorción conocido como carbonatación, reduciéndose en gran cantidad las emisiones totales de CO2 asociadas a la producción de hormigón.

El inconveniente en este caso es que se reduce la capa protectora alcalina que protege las armaduras de hormigón de la corrosión, lo cual debe ser tenido en cuenta de cara a la durabilidad y la vida útil de la estructura.

Muy vinculado con lo anterior, está la fabricación de hormigón con ingredientes descontaminantes como son los aditivos con actividad fotocatalítica, que contribuyen activamente a la eliminación de contaminantes atmosféricos, principalmente óxidos de nitrógeno y compuestos orgánicos volátiles.

El uso de estos productos hace que el hormigón pase de ser un emisor de gases de efecto invernadero a ser un material con impacto medioambiental neutro.

En este sentido, también son fundamentales los sistemas de producción que se emplean para minimizar la generación de polvo y la correcta gestión de los residuos originados en el proceso, la instalación de filtros, las balsas de decantación y los sistemas de riego, entre otros, que hacen que la eficiencia y el respeto por el medio ambiente sean dos aspectos clave entre los fabricantes.

La digitalización tanto del proceso de fabricación del hormigón como de su transporte, puesta en obra y control de calidades es cada vez más importante en la actividad de reducción de impactos medioambientales.

La puesta en marcha de estos nuevos procesos no solo permite mejorar la producción y uso, sino que optimiza y reduce los costes.

Es por ello que existe la tecnología y que en algunas plantas productoras ya se están empleando diferentes sensores embebidos en el hormigón, tanto en las estructuras como en las probetas de ensayo, que son capaces de emitir una señal que aporte al usuario información en tiempo real sobre su tipología, procedencia y prestaciones.

La incorporación de las tecnologías está ofreciendo una mejor monitorización de los materiales empleados, del agua y de los residuos, lo que se traduce también en una gestión de éstos últimos más adecuada para su uso posterior en nuevas mezclas.

La introducción de estas mejoras está causando avances significativos en aspectos que son esenciales en el sector como la modernización de las plantas productoras, la eficiencia operativa y el reciclaje de subproductos industriales. En Canadá, todo ello ha servido para reducir el consumo de energía entre un 15 y un 20% y, con ello, se ha minimizado al máximo la emisión de gases de efecto invernadero.

Para la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP), lo realmente importante es generar un producto que tenga un impacto medioambiental neutro, a la vez que permita mejorar la vida útil, la durabilidad y el reciclaje del hormigón, incrementando además su rendimiento.

En este sentido, emprendió en el año 2011 el Plan “Compromiso por la Sostenibilidad” Distintivo Hormigón Expert, consistente en establecer una serie de requisitos a seguir por todos los asociados con el propósito de obtener la excelencia en la fabricación de hormigón preparado. El plan se basa en tres pilares: máxima seguridad, máxima calidad y protección del medio ambiente. Este último punto pasa por la protección activa del entorno, la gestión ambiental por encima de las exigencias legales, la preservación del suelo con instalaciones vertido cero, la optimización de la gestión de residuos y la minimización de las emisiones de ruidos y polvo en todo el proceso. El objetivo final de toda esta actividad es controlar todos los procesos medioambientales para conseguir la excelencia en la fabricación de uno de los elementos más importantes en el desarrollo de la humanidad: el hormigón.

Javier Martínez de Zuazo
Delegado de ANEFHOP en el País Vasco

Esta tribuna ha sido publicado en la revista Agua y Medioambiente de El Economista.