Entradas

La Fundación Musaat y ANEFHOP elaboran una Guía sobre hormigón fluido para facilitar el cumplimiento del Código Estructural

La Fundación Musaat y la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) han elaborado una novedosa guía para el manejo del hormigón de consistencia fluida que permita cumplir con los requisitos marcados por el Código Estructural. La Guía de la Aplicación de la puesta en obra del Hormigón de Consistencia Fluida en Edificación se convierte así en el primer documento técnico para promover la correcta utilización, vertido y compactación del mismo.

Con la entrada en vigor del Código Estructural, se introdujo la obligación de utilizar hormigón de consistencia fluida en pilares, forjados y vigas salvo justificación en contra. Un requerimiento para todas las obras de edificación que se inicien o hayan iniciado desde el 10 de noviembre de 2022.

“Este cambio en la normativa generó inquietud entre los agentes intervinientes en el proceso constructivo, ya que no existe una amplia experiencia en el empleo, vertido y compactación, de este tipo de hormigones. Por ello, era fundamental un documento que ofrezca las pautas necesarias y facilite a los agentes implicados a cumplir con esta obligación”, señala Carlos Peraita, director general de ANEFHOP.

La Guía permitirá mejorar la calidad de las obras y estandarizar el uso de este material, evitando así la práctica de incluir añadidos de agua para facilitar la trabajabilidad del hormigón y que podía provocar alteraciones en sus propiedades.

La Fundación Musaat publicó en 2021 una Guía de Aplicación del Código Estructural donde ya se trataba la obligada prescripción del hormigón fluido. “El interés que despertó este tema durante su presentación en los Colegios de Arquitectos Técnicos nos ha llevado a redactar esta nueva publicación. Confiamos en que será una herramienta muy útil para todos los profesionales del sector de la construcción”, afirma Rafael Cercós, presidente de la Fundación Musaat.

Acuerdo de colaboración

A finales de julio, la Fundación Musaat y ANEFHOP firmaron un convenio de colaboración para impulsar el conocimiento y el desarrollo del sector y, a raíz del mismo, se estableció un equipo de expertos para la redacción de esta guía, liderado por Julián Pérez Navarro, asesor técnico de la Fundación Musaat, con la participación de técnicos de ANEFHOP y del secretario general de ANFAH.

Con este acuerdo se ha activado así la colaboración entre ambas entidades con el propósito de aunar esfuerzos que favorezcan e incrementen la calidad y seguridad de sus actividades, servicios y productos en beneficio del sector y de los colectivos a los que representan.

La Guía de la Aplicación de la puesta en obra del Hormigón de Consistencia Fluida en Edificación puede descargarse de manera gratuita tanto en la web de la Fundación Musaat como en la de ANEFHOP.

ANEFHOP renueva su membresía en la Junta Directiva de UNE

El pasado mes de diciembre, ANEFHOP renovó su cargo en la Junta Directiva de la Asociación Española de Normalización, UNE, que está formada por 71 miembros del organismo normalizador representando a la práctica totalidad de los sectores económicos españoles y a varias Administraciones públicas.

En esta reunión se llevó a cabo el nombramiento de Alfredo Berges, director general de Anfalum, como presidente de UNE, y el de Luis Rodulfo, presidente de la Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción, CEPCO, y del que ANEFHOP también es miembro, como vicepresidente de UNE.

Con esta renovación, ANEFHOP mantiene su apuesta por impulsar el crecimiento y la competitividad de la empresa española, y por promover el desarrollo de normas técnicas o estándares especialmente en el sector del hormigón y la construcción para establecer un marco común que permita seguir luchando contra la competencia desleal.

El MITMA ultima el traspaso de los DOR a los DCOR

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (MITMA) ha elaborado el documento marco que servirá a las entidades certificadoras para otorgar los Distintivos de Calidad Oficialmente Reconocidos (DCOR) según el vigente Código Estructural.

Este documento establece las condiciones administrativas generales y condiciones técnicas particulares para que los distintivos de calidad de las entidades certificadoras interesadas, puedan ser reconocidos por dicho Ministerio a los efectos de lo dispuesto en el Código Estructural. A su vez, servirá a las cuatro entidades certificadoras que disponen actualmente de los DOR según la EHE-08 para adaptarse al DCOR según el Código Estructural.

En las reuniones internas con los principales agentes sectoriales, el Ministerio ha señalado que los actuales DOR serán sustituidos por los DCOR. Debido a que los requisitos de los DCOR son al menos tan exigentes como los del DOR, el reconocimiento del DCOR supondrá a su vez el mantenimiento de las consideraciones especiales dispuestas en la Instrucción EHE-08 para el DOR, solo para los suministros cubiertos por la disposición transitoria única del R.D 470/2021, por el que se aprueba el Código Estructural, de tal forma que un único Distintivo, el DCOR garantizará que se cumplen los requisitos mínimos contemplados en el Código Estructural, así como en la EHE-08 para los suministros citados anteriormente. Además de las exigencias de calidad inherentes a un Distintivo, en los DCOR se han introducido exigencias relativas a la protección del medio ambiente y a la prevención de riesgos laborales.

El Ministerio prevé que la transición de los DOR a los DCOR se realice en los meses de Enero y Febrero de 2023.

La producción del hormigón desciende un 9,2% en el tercer trimestre de 2022

La producción de hormigón mantiene la tendencia descendente, según el informe del tercer trimestre de la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP), con una bajada del 9,2% respecto al mismo periodo del año anterior.

De esta forma, el dato acumulado alcanza los 18,58 millones de m³, un 4,7% menos que en 2021. Un dato anual que se espera, a falta de los datos finales del último trimestre, se mantenga por debajo de 2021 en un 5-7%. Un comportamiento que los expertos estiman se vaya a estabilizar y el volumen de producción para 2023 sea similar al de 2022.

“Las cifras de crecimiento del PIB para 2022 y 2023 se están ajustando a la baja, pero también se está viendo que la falta prevista de fuentes de energía para este invierno se está subsanando mejor de lo esperado. Aunque haya cierta ralentización en la aparición de proyectos nuevos, sí esperamos para 2023 un incremento de actividad de los ya iniciados y de aquellos bajo los requisitos de los Fondos Europeos”, explica Carlos Peraita, director general de ANEFHOP.

Entre los factores que explican este descenso de la producción, además de los incrementos de costes sufridos durante todo el curso, son la ralentización e incluso paralización de los proyectos, la renuncia de muchas empresas para no suministrar a pérdidas, y el gran número de licitaciones desiertas. “Datos recientes cifran en 1.455 millones de euros las licitaciones desiertas correspondientes al periodo de enero a septiembre de 2022. La falta de un modelo de ajuste de costes en los procesos de licitación ha provocado que muchos de estos proyectos de ejecución no sean viables a los costes inicialmente previstos”, señala.

Descenso en las CCAA con mayor volumen de actividad

Esta tendencia a nivel nacional se ve reflejada también en el comportamiento regional, donde solo 3 Comunidades Autónomas han conseguido superar la cifra de producción de 2021: Castilla La Mancha, Murcia, y Ceuta y Melilla. Pese a que en el dato anual acumulado son 9 CCAA las que todavía mejoran sus cifras, se ha producido un descenso marcado en aquellas de mayor volumen. “Es en estas Comunidades donde más está constando recuperar el nivel de actividad, como son Madrid, Andalucía y Cataluña que se sitúan un 10, 9 y 4% por debajo, respectivamente, a sus datos de 2019”.

Perspectivas para el último trimestre de 2022 y 2023

Una vez terminado el año, aunque no dispongan de las cifras definitivas del cuarto trimestre, desde ANEFHOP adelantan que la previsión del último periodo del año no es buena. Se aprecia por parte de los empresarios cierta parada de la actividad, a la que se unen las fuertes lluvias que detuvieron la producción por varios días en diciembre. En cuanto a 2023, además de la incertidumbre del volumen, se va a producir un incremento de costes de materias primas en el mes de enero, por lo que habrá que ver cómo puede afectar esta subida a la ejecución de los proyectos y a la rentabilidad de las empresas.

Prebetong Hormigones dona 2.000 euros a la AECC en Pontevedra

La empresa asociada a ANEFHOP, Prebetong Hormigones, del grupo Votorantim Cimentos, ha donado 2.000 euros a la Asociación Española Contra el Cáncer en Pontevedra. Esta iniciativa, como han indicado en un comunicado, se une a las 16 hormigoneras con el lazo característico que circulan por Galicia como símbolo visible de su apoyo en la lucha contra el cáncer de mama.
Un proyecto que se suma a las diferentes actividades de colaboración que mantiene Votorantim Cimientos con la Asociación Española Contra el Cáncer en su compromiso en la lucha contra el cáncer, especialmente el de mama haciendo hincapié en la importancia de la detección precoz. Así, en 2019, la empresa comenzó a pintar algunos camiones hormigoneras de Prebetong Hormigones completamente de rosa o con el característico lazo que representa a la enfermedad.
Estas hormigoneras, que operan en distintos puntos de la geografía nacional, se van incrementando año tras año y en la actualidad ya son 22 los vehículos con mensaje que despiertan la curiosidad de ciudadanos y clientes.
David Dacuña, gerente de Prebetong Hormigones en la Zona Norte, ha sido el encargado de entregar la donación a Secundino Lusquiños, secretario de la Junta Directiva de Vigo de la AECC, y María Gómez Iglesias, responsable de Comunicación de la AECC de Vigo. En dicho acto, Dacuña ha explicado que “con esta donación seguimos reforzando nuestro compromiso con la Asociación Española Contra el Cáncer en su gran labor de educar en la prevención, apoyar y acompañar a los pacientes oncológicos y sus familias y financiar proyectos de investigación que permitan un mejor diagnóstico y tratamiento del cáncer”.

Preocupación en el sector del hormigón ante las perspectivas de 2023

Los últimos datos disponibles de producción de hormigón, la evolución del consumo de cemento y la esperada recesión están afectando negativamente a las expectativas económicas de los fabricantes de hormigón, según recoge la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP). En estos momentos, las estimaciones que maneja la Asociación indican una caída de la producción de hormigón para el año 2022 de entre el 5% y el 7%.

La tendencia trimestral ha sido descendente, y el consumo de cemento también, aunque en valores algo más moderados. Aún pendientes de lo que ocurra en diciembre, donde ha habido días de poca actividad por la lluvia, el consumo de cemento muestra un crecimiento cero en el acumulado a noviembre. Así pues, no se espera un arranque de año fuerte, sino más bien en la misma línea de descenso.

Por si eso fuera poco, desde el 1 enero, los productores de hormigón verán incrementados los costes de producción por una subida generalizada de las materias primas; algo que ya sufrieron los productores de hormigón de forma especialmente intensa en 2022 y que puso en jaque las cuentas de resultados de la mayoría de las empresas. “Ya entonces comentamos que, por las características del sector, los precios ofertados a las obras siempre se hacían para la totalidad de la ejecución, y que dada la variabilidad actual de los costes de MMPP se hacía imprescindible incluir cláusulas de revisión en los contratos. Esto es algo deseable, pero las costumbres del mercado no se cambian de un día para otro”, señalan los expertos de ANEFHOP.

“No es menos cierto, además, que los promotores de obras se enfrentan a una incertidumbre de costes de sus proyectos que en muchos casos es difícil de asumir”. En estas renegociaciones de precios con los clientes muchas veces las fuerzas están desproporcionadas (el sector del hormigón está compuesto en un porcentaje importante por empresas pequeñas), y ante estas subidas de costes, como la que se producirá en enero, no queda más remedio que trasladar los incrementos, puesto que en caso contrario no resulta viable continuar con el suministro, so pena de incurrir en unas pérdidas que pongan en riesgo a las empresas productoras.

“Desde ANEFHOP, queremos poner de manifiesto la realidad a la que se enfrentan nuestras empresas, que verán incrementados sus costes de cemento (a causa de mayores costes de energía, derechos de CO2, transporte…), el coste de los áridos (explosivos, combustibles, costes salariales), los aditivos, el transporte, la propia energía de la planta productora, los costes laborales y demás costes fijos. Esta situación límite es imposible de asumir por los propios empresarios y supondrá a buen seguro la necesidad de acometer duras negociaciones para poder transmitir esos incrementos de costes a sus clientes”.

El sector del hormigón está evolucionando de manera muy importante en los últimos años, buscando la sostenibilidad. Más de 400 plantas obtuvieron la Declaración Ambiental de Producto sectorial en 2022 y otras 100 se incorporarán en 2023. Además, todas las plantas de ANEFHOP disponen del certificado obligatorio del RD163/2019 que acredita que cumple con las exhaustivas exigencias legales en materia de control de producción, así como del distintivo Hormigón Expert de ANEFHOP, lo que garantiza la calidad en los procesos y en los productos, así como el respeto al medio ambiente y la seguridad industrial. En breve se publicará la Hoja de Ruta de reducción de CO2 elaborada por la Asociación.

“Queremos ser un sector dinámico, que avance en adaptarnos a los tiempos y a las demandas de la sociedad y, por supuesto, de nuestros propios clientes. Todo este esfuerzo dinamizador se puede ver frenado, sin embargo, por la situación crítica que provoca el constante incremento de los costes de fabricación que estamos sufriendo. Esperamos que esta situación indeseada se estabilice de una vez por todas. Si queremos que los proyectos salgan adelante, tendremos que tener en cuenta los costes reales de las MMPP y los recursos productivos que, al igual que la energía, han cambiado el escenario de una forma radical”, concluyen.

ANEFHOP, miembro de la Junta Directiva de CEOE hasta 2024

Tras la Asamblea Electoral de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Antonio Garamendi fue reelegido presidente de CEOE para un nuevo mandato de cuatro años. Además, la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) ha sido elegida como miembro de su Junta Directiva hasta noviembre de 2024.

La Junta Directiva tendrá un proceso rotatorio a mitad mandato, por lo que ANEFHOP formará parte en el primer periodo del mismo para seguir defendiendo los intereses del sector como ha hecho desde que en agosto de 2021 se conformase como nuevo miembro de la organización empresarial.

En este tiempo, ANEFHOP, a través de CEOE, ha podido reforzar la posición de las empresas fabricantes de hormigón y colaborar para alcanzar intereses comunes, así como mejorar la competitividad del tejido constructor español.

“Formar parte de CEOE permite reforzar nuestro prestigio y posición como Asociación, y seguir impulsando nuestro compromiso con las empresas y el sector de la construcción para un desarrollo firme y sostenible en el tiempo”, señala Carlos Peraita, director general de ANEFHOP.

Entrevista a Nicolás Mayol, miembro de la Junta Directiva de ANEFHOP

  • Han sido más de 30 años en la Junta Directiva, ¿qué sentimiento le invade en estos momentos después de tantas experiencias compartidas y tantos compañeros de Junta Directiva?

Es difícil hacer un resumen de todos los momentos que hemos vivido para mantener la Asociación viva y unida. Ha habido muchos frentes abiertos que se han resuelto con ahínco y sentido común. En algunos casos muy difíciles, no siempre ha sido en beneficio de todos o de algunos, pero sí puedo decir que siempre se ha pensado en lo mejor para el conjunto de la industria.

Como es sabido, nuestra Industria del hormigón preparado nace en los años sesenta de la mano de compañías extranjeras que aportaron su experiencia y tecnología para desarrollar un nuevo negocio en la España de entonces. Rápidamente, las compañías cementeras vieron que tenían oportunidad, capacidad y necesidad de integrarse a en esta nueva actividad. Poco tiempo después, se integraron también canteros, prefabricadores, pequeños grupos de constructores, transportistas, e incluso algún que otro técnico que también entraba en el negocio.

Esta amalgama de empresas con intereses distintos es lo que encontré al entrar en la Junta Directiva: los grandes grupos cementeros, las compañías extranjeras, y, por otro lado el resto de empresas. No se conseguían unanimidades, y las diferencias de criterio se tenían que resolver mediante votaciones. Tenía más votos el que más pagaba, por lo que podéis suponer a favor de quién se resolvían los grandes asuntos.

Con el tiempo se fueron igualando las tendencias hasta llegar a hoy en día, en que, aunque  sigue habiendo diferencias entre las compañías por su tamaño y capacidad, estas no influyen en las decisiones que se toman, pudiéndose llegar siempre a consensos.

De los muchos compañeros que he tenido durante el tiempo que he permanecido en la Junta, aprendí los aspectos de la vida asociativa, empresarial, y a debatir y consensuar de la mejor manera posible. En fin, ha sido una época enriquecedora e imposible de olvidar; y a todos ellos los recuerdo con respeto y afecto.

No quiero dejar de mencionar a las personas que han colaborado directamente en la Asociación, que gracias al esfuerzo y profesionalidad tanto a nivel particular como colectivo se han ganado el respeto y recuerdo de su presencia en ANEFHOP.

  • La perspectiva de 30 años le permitirá apreciar una evolución en el sector ¿Cómo han cambiado en este tiempo, tanto ANEFHOP como las necesidades del sector?

En estos años ha habido un cambio significativo en todos los sentidos. Sin entrar en la JD, a la que me he referido antes, las empresas necesitábamos ayuda técnica como preocupación principal. Para paliar el desconocimiento de la industria del hormigón se prepararon jornadas técnicas, folletos, charlas, reuniones en colegios profesionales, etc. Colaboramos intensamente en el desarrollo de las normativas que nos guían en la elaboración e idoneidad del producto. Cursos para laborantes, dosificadores, conductores, plantistas, etc. En cuanto a la gerencia, se ha elaborado el contrato tipo de suministro de hormigón validado por el Tribunal de Defensa de la Competencia, se ha negociado y conseguido contratos de seguro de maquinaria, vehículos, de calidad etc.

En una palabra, el sector está suficientemente profesionalizado como para afrontar los acontecimientos que pudieran surgir, ya que las estructuras de base están consolidadas y adaptadas a nuestra industria. De hecho, en estos años ha habido circunstancias muy complicadas que han hundido sectores, sin embargo, la mayoría de nosotros seguimos plantando cara a las circunstancias con el esfuerzo y valentía que cada una de nuestras empresas ha podido soportar; sabiendo que detrás siempre hemos tenido el ánimo y el consejo de la Asociación.

  • ¿Qué destacaría como principales avances en estos años?

Sin extenderme demasiado, pues todos tenemos nuestra opinión particular, en cuanto a destacar en el aspecto general pudieran ser, por ejemplo:  la Ley de Morosidad, la intervención activa de ANEFHOP en la normativa sectorial (Código Estructural o Control de Producción), el Hormigón Expert (conjunto de normas y recomendaciones que abarca la industria del hormigón). Y, junto a ello, la posibilidad de estar siempre arropados con herramientas y servicios que nos pueden proteger de circunstancias imprevistas adversas. Además, la ayuda constante de nuestros delegados, que son piezas clave del éxito de nuestra Asociación.

  • En este camino, ¿le hubiera gustado que algún cambio se produjese y no ha sido así? ¿Se queda con alguna espinita clavada?

No siento ninguna espina clavada. Creo sinceramente que se ha hecho una buena labor, acorde con las circunstancias de cada momento. Todo es mejorable sin duda, pero modestamente entiendo que se ha actuado con ánimo asociativo y siempre pensando en la mejora y profesionalidad del sector.

  • Con su experiencia asociativa, y viendo la situación actual ¿qué espera de ANEFHOP en el futuro?

Más que esperar es desear que se sigan fortaleciendo las estructuras de la Asociación. De esa manera ganaremos todos. Espero y deseo que no se pierda la unión entre los asociados y sus diferentes tendencias. Nuestros problemas están fuera, y los conocemos. Y nuestra unión nos da la fuerza para resolverlos.

ANEFHOP es una organización viva no puede dormirse y debe adaptarse constantemente a las nuevas circunstancias, ya sean legales, políticas o estructurales; trabajando en solitario o de la mano de otras asociaciones coincidentes, para defender nuestros intereses. No me cabe duda de que ahí ANEFHOP estará a la altura por su experiencia, capacidad y tesón.

  • No sólo ha estado presente en la Junta Directiva, en los últimos años ha sido el representante de ANEFHOP en la asociación europea (ERMCO) ¿cómo ha evolucionado el sector español a nivel internacional? ¿En qué punto nos encontramos respecto a nuestros homólogos europeos e iberoamericanos?

Hemos avanzado muchísimo en la imagen con nuestros homólogos en Europa y nuestra participación en asuntos importantes ha sido decisiva. Hoy nos encontramos en un cambio generacional en la que los mullidos asientos de antaño se vacían por jubilación y los nuevos ocupantes tienen otro espíritu más abierto y más preparados para defender la industria en general.

La visión que tenemos ahora no es para mañana, sino que es más a largo plazo y con un calado más profundo, cuyas consecuencias nos pueden arrastrar a situaciones nuevas que proceden del exterior. Por tanto, resulta clave estar presente en los lugares y foros en donde se está cociendo y decidiendo el mañana. No podemos mirar para otro lado, tenemos que concienciarnos de que nuestra presencia es necesaria, e intentar estar en primera fila, sin miedo ni vergüenza. Me consta que tenemos el nivel para ello.

En cuanto a Iberoamérica, en su día hicimos una labor extraordinaria, y así nos lo reconocen por activa y por pasiva. De alguna forma, es un mercado menos adelantado que el nuestro por la dimensión territorial y los diferentes intereses de cada país. No obstante, debemos seguir dándoles ayuda en los avances en general que estamos consiguiendo, y ser correa de transmisión entre la Unión Europea y el continente iberoamericano.

  • Por último, ¿qué mensaje dejaría a quienes le sucedan en la Junta Directiva? ¿Y a los asociados?

Tenemos una J.D. muy profesional, con capacidad y experiencia en cada una de las tendencias en la escala empresarial de nuestro sector. Por otro lado, el personal adscrito a ANEFHOP tiene una experiencia y dedicación que están fuera de toda duda. Con lo cual, el trabajo debe ser el de vigilancia de los acontecimientos que nos depara el futuro y tomar las decisiones oportunas que beneficien al sector.

En cuanto a los asociados, deben entender que la Asociación no trabaja para uno, sino para todos; por ello, las decisiones que se toman se tienen que ver con esta perspectiva colectiva. La unión de todos los asociados es lo más importante para seguir adelante; así ha sido en el pasado, y tan buenos frutos nos ha dado.

Jornada de difusión del Código Estructural en Baleares

ANEFHOP ha participado en la jornada técnica organizada por la Plataforma Tecnológica del Hormigón y la Universitat de les Illes Balears el pasado 30 de noviembre para presentar y difundir el contenido del nuevo Código Estructural.

El acto ha contado con un amplio apoyo gubernamental y profesional de las instituciones de las islas. El compromiso institucional se ha evidenciado con la colaboración del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, el Govern de les Illes Balears y el Departament de Mobilitat i Infraestructures del Consell de Mallorca.

Por parte de las asociaciones técnicas han colaborado los colegios oficiales de ingenieros de caminos, arquitectos, aparejadores, ingenieros industriales e ingenieros de obras públicas.

Asimismo, ha contado con la colaboración de empresas como CEMEX, CIMSA y LAFARGEHOLCIM.

La secretaria de la Jornada ha corrido a cargo del IECA y la colaboración de ANEFHOP.

La obligación de implantar el Código Estructural en todas las obras de edificación que hayan comenzado a partir del pasado 10 de noviembre ha despertado un gran interés en los técnicos relacionados con la construcción, lo que se ha manifestado con la asistencia de más de 140 personas que llenaron la sala de la Universidad.

La jornada ha contado con la intervención de Marta Sánchez de Juan, Coordinadora del Área General de Normativa y Reglamentación Técnica del MITMA, César Bartolomé, Director de IECA Tecnología, Antoni Cladera, Catedrático de Ingeniería de la Construcción de la UIB, Iñaki López Profesor Asociado en Control de Calidad del Grado en Edificación de la UIB, Rafael Rueda, Director de IECA Zona Levante y José Ángel Alonso, Delegado de ANEFHOP en las Islas Baleares.

En el acto se presentó el nuevo Código Estructural y se expusieron las novedades tecnológicas introducidas en este reglamento sobre aspectos como los materiales básicos, el dimensionamiento, la ejecución, el control de calidad, la durabilidad y la sostenibilidad, además de otras novedades introducidas en este documento normativo.

La sesión fue seguida atentamente por los asistentes que manifestaron su interés en el animado coloquio que tuvo lugar al finalizar la misma.

Entrevista a Carlos Peraita en Climáticos

«El sector está trabajando duramente por reducir la huella de carbono»

Tanto el hormigón como el cemento se han puesto en el punto de mira de los agentes climáticos por su elevado impacto medioambiental y la poca innovación del sector en el camino a la sostenibilidad. ¿Cómo han afrontado este hecho en los últimos años?

Es cierto que estamos en el punto de mira, pero también lo es que somos dos industrias que siempre hemos vigilado mucho el cuidado medioambiental y estamos sujetos a una gran cantidad de legislación al respecto. Sin embargo, desde el punto de vista de la huella de CO2, el hormigón es un consumidor de cemento, y el cemento está haciendo un gran esfuerzo por reducir su huella.

Según la Asociación Global de Cemento y Concreto, el cemento es responsable del 7% de las emisiones globales. Ante esto, el sector está trabajando duramente por reducir la huella, y ya se han conseguido algunos avances importantes como la reducción de la cantidad de clinker y el uso de combustibles alternativos.

Esta huella de carbono del cemento es el principal factor que afecta al hormigón, por ello ANEFHOP ha elaborado una Hoja de ruta del Sector del Hormigón que plantea la utilización de cementos bajos en carbono, así como otras medidas, el uso de energías limpias, o la reducción de las distancias a las materias primas, que acompañen en ese proceso de reducción. De hecho, el objetivo es reducir las emisiones de CO2 a causa de este material en un 40% para 2030, sobre los datos de 1990.

En contexto, según el Ministerio de Transición Ecológica, en 2020 el sector con más peso en el global de las emisiones de GEI es el transporte (27 %), seguido de las actividades industriales (20,8 %), la agricultura y ganadería en conjunto (14 %), la generación de electricidad (11,8 %), el consumo de combustibles en los sectores residencial, comercial e institucional (9,2 %), y los residuos (4,8 %).

Agua, áridos, transporte… la cadena de valor del hormigón es más amplia de lo que muchos creen, ¿cuáles son las medidas que se están tomando para reducir su impacto?

El agua es uno de nuestros componentes más preciados, por eso la gran mayoría de las plantas reutiliza el agua para que no se desperdicie nada mediante el empleo de balsas de decantación para recuperarla. Es algo que llevamos muchos años vigilando en España.

En cuanto al resto de materias primas que no son cemento, la mayor huella procede del transporte. Hay que decir que, en el caso de los áridos, los suministradores son locales, y las distancias recorridas, generalmente son pequeñas. En esta materia, la forma de actuar es clara, reducir la distancia lo más posible y utilizar vehículos menos contaminantes.

¿Cree que España, y en general Europa, puede afrontar con mejores armas la reducción de emisiones en el sector en comparación con los países asiáticos, los cuales tienen un mayor desarrollo de infraestructuras y por ende un mucho mayor consumo?

Es cierto que parte del problema procede de los grandes volúmenes de materiales que se consumen. El hormigón es un material revolucionario, a nivel industrial no lleva tanto tiempo con nosotros, y las prestaciones y posibilidades de construcción han hecho posible grandes obras arquitectónicas y de ingeniería. Y aunque en huella por unidad de producción no es tan contaminante como otros materiales, si añadimos el dato del consumo, hace que su gran volumen de consumo sea responsable de ese alto porcentaje de las emisiones totales que se está trabajando por reducir.

No es menos cierto que en el entorno europeo tenemos la sensación de tener una mayor preocupación por los asuntos medioambientales, incluso con necesidades de consumo inferiores a los grandes centros de consumo asiáticos. En estos países también se están tomando medidas, y es cierto que en algunas medidas nos superan. Según nos dicen, el número de vehículos eléctricos en construcción en China es muy superior al europeo, y esta elección no es por un tema de rentabilidad sino de cuidado del medioambiente. Sin embargo, el gran volumen de consumo incide en una gran emisión de kilogramos de CO2 equivalente.

En plena crisis energética, Europa teme el desabastecimiento de energía en invierno debido al obligado uso de la calefacción en los hogares, y el hormigón parece ser un gran aliado para asegurar una adecuada climatización. En su opinión, ¿cree que esto puede ser un revulsivo para su utilización en contraposición a otros materiales de construcción?

Sí, de hecho, siempre hemos defendido las grandes cualidades del hormigón para lograr construcciones más sostenibles. En ese sentido, hemos publicado recientemente los 5 puntos principales en los que se basa esta determinación: el ahorro energético, el aislamiento, el producto local y transporte, la durabilidad y su característica reciclable. Además, lo hace contribuyendo en las diferentes fases de la construcción.

En cuanto al ahorro energético, por ejemplo, el hormigón es un material de gran inercia térmica lo que, combinado con una adecuada orientación de los edificios, permite aprovechar la energía solar en zonas de gran amplitud térmica diaria. Además, las viviendas construidas con hormigón son capaces de absorber la energía solar a través de las ventanas y almacenarla en la gran masa de las losas, muros y techos, con la posibilidad de ser liberada sólo cuando la temperatura del aire disminuye a valores menores a los de estos elementos, mediante el mecanismo de la radiación. Este fenómeno puede suponer un ahorro energético importante para las personas que residan en ellas.

Asimismo, su capacidad aislante permite un importante ahorro de energía de climatización del edificio como han descrito diversos estudios que comparan la solución de fabricación con cerramiento de muros de hormigón, frente a la solución tradicional de cerramiento con ladrillos.

Se habla de que, por ejemplo, las carreteras de hormigón son más sostenibles a largo plazo que las tradicionales en términos de mantenimiento general de la infraestructura y menor rodadura de los vehículos. ¿Opina que esto puede hacer del hormigón un material neutro en emisiones en determinados casos? ¿Cómo se puede fomentar esta transición?

Las carreteras de hormigón presentan numerosos beneficios económicos, de disponibilidad operativa y de seguridad en comparación con otras opciones ejecutadas con pavimentos flexibles. La vida útil es mayor, en la mayoría de los casos, de 40 años.

En cuanto a los beneficios operativos y sociales, gracias a los bajos niveles de mantenimiento en las carreteras construidas con hormigón se puede lograr hasta un 58% menos de cortes de carreteras e interrupciones de tráfico, lo que significa un impacto positivo en la economía local al reducirse las demoras y la probabilidad de accidentes. En lo que se refiere a los niveles de calidad y confort de conducción, estos son más altos al mantenerse durante un mayor periodo de tiempo la pavimentación en su estado original. Por último, este tipo de solución constructiva hace que las vías sean entre un 5% y un 15% más resistentes, pudiéndose modificarse con facilidad su textura superficial para mejorar su resistencia al deslizamiento en escenarios de tráfico de alta y baja resistencia.

Los organismos públicos, a la hora de elegir una determinada tipología de firme para una obra vial, deben tener en cuenta los costes a incurrir en todo el ciclo de vida del proyecto. El hormigón es la mejor opción disponible para la construcción de carreteras gracias a su gran versatilidad y ahorro de costes a largo plazo, algo que permite también mayores beneficios en términos de seguridad, mantenimiento y confort de conducción.

¿Cómo se han preparado las plantas de hormigón en estos años para cumplir con los criterios de sostenibilidad que la sociedad está demandando?

La pasada crisis de construcción hizo que los modelos de plantas que se estaban estableciendo en España fueran cuestionados, y se iniciara un proceso de exigencia mayor para elevar el nivel de aquellos que no lo alcanzaban. ANEFHOP emprendió en el año 2011 el Plan ‘Compromiso por la Sostenibilidad’ Distintivo Hormigón Expert, consistente en establecer una serie de requisitos a seguir por todas las empresas asociadas con el propósito de obtener la excelencia en la fabricación de hormigón preparado. El plan, tutelado por la Asociación bajo la supervisión rigurosa de sus inspectores, se basaba en tres pilares: máxima seguridad, máxima calidad y protección del medio ambiente. Este plan sigue vigente hoy en día entre las empresas de la Asociación, es obligatorio para poder pertenecer, y ha sido un soporte importante para poder adaptarse con facilidad al RD163/2019 de la Instrucción Técnica de Control de Producción, obligatorio para todas las plantas de hormigón, sean de la Asociación o no.