La huelga de transportes ralentiza el crecimiento de la producción de hormigón

La producción de hormigón ha crecido un 1,3% este primer trimestre de 2022 respecto al mismo periodo del año anterior, según el último informe de la Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP). Un incremento que se ha visto ralentizado especialmente por la huelga de transportes el mes de marzo, pero que sigue la tendencia positiva que encadenó en 2021.

“El dato obtenido este primer trimestre mejora levemente el dato del año anterior, ya que está afectado por la huelga del transporte que ha paralizado el sector desde el 14 de marzo hasta el 2 de abril. Durante ese periodo, la afección ha sido casi total”, señala Carlos Peraita, director general de ANEFHOP.

Un primer trimestre que en los últimos años se ha visto afectado por factores externos, como el inicio de la pandemia o la tormenta Filomena en 2021, y que complica realizar un análisis y comparativa representativas. Aun así, con estas cifras, la variación del último año móvil alcanza una producción anual de 25,9 millones de m3, un 11,4% superior a la cifra correspondiente al mismo periodo del año anterior.

“De momento, el nivel de actividad diario de 2022 ha estado por encima, ya que el dato total de producciones ha sido ligeramente superior. A pesar de que el impacto de la paralización de la huelga ha sido mayo que el que tuvo Filomena en 2021”, añade.

Al igual que la producción, el consumo de cemento también está manteniendo un buen comportamiento, con una recuperación y estabilización tras los días de huelga, que cifra el crecimiento acumulado en un 3,5% en mayo.

La inflación marcará el resto del año

Superados los efectos de la huelga, los datos de inflación de los precios, especialmente en la construcción, es la mayor preocupación del sector para afrontar el segundo semestre del año. Según los últimos estudios, como los publicados por el Instituto Valenciano de Edificación, el precio del cemento se ha incrementado de media un 18,2%.

“Con esta evolución de los precios resulta comprensible que los proyectos no iniciados estén a la espera de una estabilización de precios para recalcular los mismos. A pesar de que los ya iniciados no se están parando, es probable que de cara al otoño vivamos un parón cuando estos finalicen y no haya nuevos proyectos que los sustituyan”, explica XX.

Sin embargo, las previsiones de producción se mantienen positivas gracias a los altos datos de licitación, la progresiva llegada de los Fondos Europeos, la recuperación del turismo y sus planes de desarrollo. Además, los últimos datos de producción de cemento hacen presagiar un segundo trimestre con un dato positivo en cuanto al crecimiento.

Once CCAA superan el volumen respecto a 2021

El comportamiento regional presenta divergencias notables debido al distinto impacto que ha tenido en cada una tanto la huelga de este año como Filomena el pasado, que marca unos datos de origen también dispares. Por ejemplo, las Islas Baleares encabezan el crecimiento por Comunidad ya que no se han visto afectados por ninguna de las dos situaciones.

En total, son 11 las Comunidades Autónomas que superan el volumen respecto al 2021, aunque tan solo 7 mejoran las cifras previas a la pandemia. Las zonas en las que más está costando recuperar el nivel de actividad son aquellas de mayor volumen como Madrid, Cataluña o Andalucía.

La licitación pública como herramienta para la recuperación

Al igual que ocurriese el pasado año, la licitación pública está tratando de ser el impulso del sector. En concreto, ha comenzado 2022 con un crecimiento respecto a 2021 de un 22% (1,5 mil mm de euros) y frente a años anteriores. Un dato que viene impulsado también por la llegada y apoyo de los Fondos Europeos.

“Los datos que ofrece la licitación pública muestran un camino de recuperación y de esfuerzo inversor, aunque habrá que estar atento a los datos de las licitaciones desiertas que el año pasado empezaron a ser importantes y que por la inflación pueden verse agravados”, concluye el director general de ANEFHOP.