Anefhop y la AECP se unen para denunciar públicamente las prácticas subversivas en las licitaciones públicas ante la llegada de los Fondos europeos

La Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón (Anefhop) y la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de la Provincia de Las Palmas (AECP) se unen para denunciar públicamente las prácticas subversivas en las licitaciones públicas de las Administraciones Canarias amparados en Pliegos de Condiciones que propician prácticas abusivas e incitan a la morosidad

La inminente llegada de los fondos europeos de recuperación, las dudas sobre su gestión y ejecución, así como el efecto llamada a prácticas desleales que perjudiquen a las empresas operadoras en Canarias que cuentan con arraigo y vocación de permanencia, han hecho que Anefhop y AECP consideren urgente una cooperación entre organizaciones empresariales, Gobierno de Canarias y corporaciones locales para poner coto a prácticas desleales en los precios de licitación pública y los consecuentes efectos negativos sobre la cadena productiva del sector y en la economía de las islas.

Desde el titular de la adjudicación, pasando por los subcontratistas y proveedores de materiales, todos sufren en “efecto dominó” las bajas desproporcionadas y la aparición de operadores que acceden a las licitaciones a “comprar cartera”. Son empresas que carecen de estructura y arraigo en las islas, cuya intención desde el primer momento es subcontratar las obras en su totalidad.

El origen del problema lo encontramos en muchas ocasiones en los Pliegos de Condiciones empleados en los procesos de licitación, los cuales propician este tipo de prácticas, que incitan a la morosidad y asfixian con posterioridad a quienes han de desarrollar la obra y proveerla, dando cobertura a operadores que utilizan las licitaciones públicas como instrumento financiero, una carga que soporta la cadena productiva de nuestro sector, cuestión que agrava la morosidad de las Administraciones Públicas.

En ocasiones estas prácticas acaban en procesos concursales y paralizaciones de obras. Lo que inicialmente podría ser un ahorro para el erario público, se convierte en enormes retrasos y sobrecostes de las obras.

Para evitar este tipo de situaciones y disminuir el impacto que pudieran causar estas malas prácticas, Anefhop y la AECP consideran que es necesario que las Administraciones Públicas promuevan Pliegos de Condiciones con criterios de adjudicación que valoren tanto la calidad como el precio, tal y como propugna la Ley de Contratos del Sector Público, evitando así los efectos descritos, presupuesten las obras a precios adecuados y paguen en tiempo y forma las obras contratadas, realizando a partir de entonces un seguimiento de la cadena de pagos, tanto de los contratistas principales como de subcontratistas y proveedores, con el fin de impedir una política de precios bajos en las obras, no acordes al mercado, que ocasionan problemas de calidad y fomentan la competencia desleal, con un efecto directo sobre la perdida de riqueza en Canarias.

La producción de hormigón preparado en España cayó un 8% en 2020, según datos de Anefhop

La producción de hormigón preparado en España alcanzó en diciembre de 2020 los 22,6 millones de metros cúbicos, frente a los 24,8 millones en 2019, lo que representa una disminución del 8%. Según Carlos Peraita, director general de la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (Anefhop), “esta situación evidencia el profundo impacto que la pandemia ha tenido en el sector frente a la lenta recuperación de los últimos 5 años tras la crisis de 2008”.

 

Según el último informe estadístico realizado por Anefhop, correspondiente al cuarto y último trimestre de 2020, la producción de hormigón preparado ascendió a 5,7 millones de metros cúbicos. Esta cifra indica una ralentización respecto al crecimiento experimentado en el tercer trimestre del pasado año, cuando se alcanzó la cifra de 6,1 millones de metros cúbicos. “Es de vital importancia para nuestro país que el sector de la construcción, que representa un 5,2% del PIB y genera más de un millón de puestos de trabajo, tenga un crecimiento sostenido y una inversión a largo plazo que permita aumentar los niveles de producción por encima incluso de los niveles previos de la pandemia”, asegura Peraita.

 

Como se observa en el gráfico inferior, los efectos de cada trimestre tienen una incidencia negativa en las producciones respecto al año anterior.

 

El cuarto trimestre se ha visto más afectado que el tercero por la reducción de la contratación de obra nueva. A modo de resumen, convendría comentar los datos sobre los trimestres anteriores:

 

  1. El arranque de las obras tras la paralización, y con más medios de protección, fue rápido en la mayoría de las zonas, con un nivel de actividad mayor al que se pensaba durante el mes de marzo. Esto compensaría parcialmente el efecto paralización de los primeros 14 días. En el tercer y cuarto trimestre, las condiciones de trabajo no han variado y han permitido trabajar con protección, pero sin problemas.

 

  1. La cifra del cuarto trimestre ha sido un 3,7% inferior al mismo periodo del año anterior, llevando el acumulado del año 2020 a un -8,0%, cifra ligeramente mejor que el acumulado que se presentaba al tercer trimestre, que era del -9,4%.

 

En cuanto a variables relacionadas como el consumo de cemento, los datos publicados por parte de Oficemen para el año 2020, dan como resultado una caída del 9,7%. La cifra total de cemento consumido en 2020 fue de 13,3 millones de toneladas es decir 1,4 millones menos que en el año anterior. En los dos primeros meses de 2021, el comportamiento en el consumo de cemento ha sido: en el mes de enero, debido principalmente al temporal Filomena, cayó un 19,2%, mientras que en febrero moderó su caída hasta el 2,4%, siendo la disminución total para los dos meses del 10%.

 

La producción de hormigón tuvo su cifra más baja en el año 2014, con 16,3 millones de metros cúbicos, frente a los casi 100 millones previos a la crisis. 2020 ha sido el primer año en el que la producción ha disminuido desde que se iniciara la recuperación en 2015. Las estimaciones de producción proyectadas por la asociación y los bajos niveles que se venían observando en los anteriores trimestres del año se han confirmado en un 8% de disminución. Descenso que en mayor grado ya adelantaron los asociados a través de los datos del Barómetro de Anefhop. Quizás sobreponderaron el efecto negativo de la pandemia sobre el sector privado, que ha seguido tirando de la economía y tratando de mantener la actividad y el empleo. Por parte del sector público, no se ha visto reacción en cuanto a lo que inversión se refiere. Sí es cierto que apenas se ha parado lo que estaba en marcha, por lo que tampoco ha tenido un efecto marcadamente negativo.

 

Resultados por regiones

 

Considerando el acumulado anual, a nivel regional, se produce una leve mejora final en las regiones con más peso de producción en el total nacional, que ya no ocupan los primeros puestos de caída en porcentaje, a excepción de la Comunidad de Madrid. Así, Madrid es la que región que más cae, con un 21,2%, Cataluña con un 10,2% y Andalucía con un 6,5%. Hay 5 regiones que consiguen crecer respecto a 2019, mientras que otras 7 consiguen no superar el 10% de bajada. En el siguiente gráfico, se pueden ver estos porcentajes:

 

Lo que nos deparará el resto de 2020

De momento, se mantiene la incertidumbre en los mercados. Como publicamos en el Barómetro de diciembre 2020, la opinión más generalizada de los encuestados era que el año 2021 iba ser más bajo en producciones que 2020. Esta opinión, a pesar de las paradas habidas en 2020 y la ralentización de la producción durante el estado de alarma. Según la encuesta, un 47% de los asociados piensa que 2021 no va a ser un año de recuperación. Así mismo, un 37%31% opina que producción será igual a la de 2020, se mantendrá en los bajos números obtenidos. Por el lado de los que ven opciones de recuperación, un 21% piensa que será mejor que 2020, pero solo un 1% piensa que volveremos a cifras de 2019.

 

Las circunstancias se han vuelto en nuestra contra y, a primeros de año nos hemos encontrado con un temporal de nieve como no se recordaba y que ha afectado a gran parte de la Península. Sin duda, no será muy beneficioso para los datos del primer trimestre, como ya hemos visto en los datos de Oficemen de cemento.
Por otro lado, seguimos sin tener noticias concretas de la aplicación de los fondos europeos. Mantenemos la confianza de que en el momento que lleguen van a dinamizar la construcción, aunque la falta de información del destino final, hace que cada vez se muevan las expectativas de recuperación a 2022, en vez de 2021 como cabría pensar si se hubiera actuado con rapidez.

Más del 50% de las plantas asociadas a Anefhop consiguen la certificación para seguir comercializando hormigón

Hasta el mes de abril, más de 400 centrales de hormigón han logrado certificarse en cumplimiento del RD 163/2019 y pueden continuar con su actividad. En abril, el 80 % de las plantas asociadas obtendrá la certificación

 

El pasado 1 de abril finalizó el plazo fijado en el RD 163/2019 para que las plantas de hormigón sean auditadas por parte de un organismo de control debidamente acreditado por ENAC y obtengan el certificado de cumplimiento de la Instrucción Técnica de control de producción a la que se refiere el citado RD. Hasta esa fecha, más de 400 plantas han conseguido superar el trámite, algo más del 50% en el caso de los fabricantes asociados, y se espera que el resto lo obtenga en lo que queda de abril y mayo.

En total, han sido 21 meses desde la entrada en vigor de la Instrucción, el 1 de julio de 2019, el tiempo que han tenido las plantas para prepararse y pasar la auditoría. Un proceso que no ha sido fácil, según apuntan desde la asociación. Y es que la nueva instrucción supone cumplir con normativas, lo que a su vez implica incrementar los costes de producción e incurrir en inversiones de actualización de las plantas.

Desde Anefhop se considera que “muchas de las plantas han preferido esperar al final del periodo de 21 meses, tratando de retrasar unos sobrecostes que el mercado no le iba a reconocer en los precios de venta, al menos hasta el día de la obligatoriedad del certificado para todos”. A este retraso se une todo lo sufrido como consecuencia de la crisis provocada por la COVID-19. De alguna forma, el último año no ha sido ejecutivo al 100%, puesto que ha habido muchas restricciones de movimiento y de contacto, tanto en las plantas de hormigón como en los proveedores que se debían de encargar de actualizar las plantas. Asimismo, los propios organismos de control se han tenido que acreditar ante ENAC con posterioridad al 1 de julio de 2019, ya que no existía esta acreditación en el mercado debido a su novedad. A día de hoy, hay siete entidades acreditadas, alguna de ellas recientemente.

Anefhop valora los esfuerzos y asegura que: “Hemos trabajado duramente durante este periodo de 21 meses, trasladando a nuestros asociados toda la información necesaria para facilitar la auditoría, así como herramientas útiles para su funcionamiento diario. Es cierto, y así se ha hecho notar, que las empresas asociadas, gracias al esfuerzo que realizaron para adaptarse al distintivo Hormigón Expert de Anefhop, lo han tenido más fácil que las no asociadas. Por eso hay una gran diferencia entre el número de empresas asociadas que han conseguido el certificado frente al de no asociadas”. Igualmente, subrayan el trabajo interno que se ha realizado “con la elaboración de documentos, el envío de información puntual, recordatorios, así como la celebración de webinars informativos, coordinando a todos los agentes afectados”. En la labor de coordinación, Anefhop ha contactado con las diferentes Administraciones de las CCAA que tienen la responsabilidad de dar seguimiento al RD, en la mayoría de los casos las Direcciones Generales de Industria.

La situación con la que nos encontramos a día 1 de abril, es que un porcentaje muy alto del sector se ha movilizado para poder llegar a tiempo de obtener el certificado. Sin embargo, el porcentaje de plantas que lo han conseguido es casi del 50% en el caso de las plantas asociadas, si bien no se dispone de datos de los fabricantes externos. El colapso final de las empresas de las que depende la certificación (fabricantes de software, empresas de mantenimiento, organismos de control, etc) ante la alta demanda de los fabricantes de hormigón ha hecho que, a pesar del esfuerzo por obtener el certificado, el mismo se vaya a retrasar entre uno y dos meses para aquellos que tengan prácticamente todo preparado. Caso aparte merecen las empresas que no han creído en la obligatoriedad del RD y aún no han arrancado con la certificación.

Desde Anefhop queremos destacar:

  • El trabajo y la anticipación de las empresas que se han certificado a tiempo. Aquellos clientes que exijan el certificado no van a encontrar problema con las cerca de 400 plantas en España que disponen del certificado a la fecha indicada. Hay que poner en valor la anticipación de los responsables de estas plantas para estar en orden, y así debe prevalecer sobre las que no lo han hecho.
  • Conceder un grado de confianza a aquellas que demuestren que están en la fase final de la certificación y que no lo han conseguido por la saturación final de los proveedores. Este plazo para la obtención del certificado, pensamos que no debe ir más allá de 2 meses.
  • Ser estrictos con aquellas plantas que no puedan justificar que han intentado de todas las formas posibles la obtención del certificado obligatorio y por tanto se encuentran en situación ilegal. El hecho de cumplir con el RD y obtener el certificado, significa incurrir en unos costes más altos que garantizan la calidad del hormigón. No puede permitirse que se produzca una fuerte competencia desleal basada en unos costes inferiores que se deriven de no cumplir con la legalidad. Desde la Asociación vamos a denunciar estos casos por el bien de todo el sector.

Para Anefhop, el pasado 1 de abril no se cerró un proyecto, sino que se han sentado las bases para un sector competitivo, que avance hacia la modernización, incorpore procesos de mejora e innovadores, respetuosos con el medio ambiente.

Más del 85% de las plantas de hormigón de ANEFHOP han tramitado ya la petición de certificado para poder continuar con sus actividades a partir de abril

Justo un mes para que se cumpla el plazo, la Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) estima que más del 85% de las plantas de producción de hormigón pertenecientes a la asociación están en el proceso para obtener la certificación obligatoria que les habilitará para continuar con sus actividades en España a partir del 1 de abril de 2021. Así se contempla en la Instrucción Técnica de Control de Producción (Real Decreto 163/2019) que entró en vigor el 1 de julio de 2019.

Hasta este momento, casi 200 centrales de producción, de las 750 que pertenecen a la asociación y están obligadas a obtener el certificado, ya han sido auditadas por un organismo de control acreditado por la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) y han conseguido la certificación. Con respecto a las empresas no asociadas, ANEFHOP no dispone de datos concretos.

La Instrucción Técnica de Control de Producción es el instrumento que nos va a permitir “hacer las cosas bien”, según recuerda el director general de ANEFHOP, Carlos Peraita. “Nos va a exigir como sector unos mínimos para poder competir en el mercado en igualdad de condiciones, las que establece la ley”, agrega. Y es que la nueva Instrucción impone el autocontrol como medida de seguimiento y toda empresa que no cumpla estará fuera de la ley, como ocurre en cualquier otro sector industrial y de servicios. Peraita se muestra contundente: “Hacía falta una regulación que evitara que el más incumplidor sea el que más ventaja obtiene”.

Esta exigencia recogida en la citada Instrucción es un paso hacia la total profesionalización del sector y la búsqueda de excelencia, pero también es la mejor vía para “combatir la competencia desleal”, según el director general de ANEFHOP, quien añade, además, que la Instrucción Técnica es una herramienta excepcional para materializar el “cambio de rumbo y la transformación” que se venía reclamando por parte de los fabricantes desde hace muchos años.

La obligación para las plantas de pasar por una auditoría externa a través de uno de los siete organismos de control acreditados por ENAC hasta la fecha, que es el que otorga la certificación correspondiente, es el modo más efectivo para luchar contra las malas prácticas de algunos operadores del sector, que han venido incumpliendo las exigencias técnicas de la norma EHE-08 en la producción de hormigón sistemáticamente. Asimismo, “ninguna empresa constructora podrá contratar el hormigón a una planta sin certificado desde el 1 de abril de 2021”.

ANEFHOP es una asociación creada y dirigida por los empresarios del sector. Y esto se ha notado en el trabajo realizado desde la aprobación del RD163/2019, ya que su cumplimiento siempre ha sido un objetivo principal para lograr la mejora del sector tan ansiada y necesaria. Ahora estamos en la recta final de un largo e intenso trabajo de difusión, asesoría y coordinación de esfuerzos. La respuesta del sector está siendo ejemplar, como lo demuestra el alto porcentaje de empresas que están poniendo un gran empeño en conseguir llegar a tiempo.

Desde la asociación sabemos que no todo el trabajo acaba el día 1 de abril, aún queda mucho trabajo por hacer para lograr un verdadero efecto renovador de la industria. Para ello, se han abierto líneas de trabajo con las diferentes direcciones generales de Industria de los gobiernos regionales con el fin de trabajar conjuntamente en el sector. Actuaremos con contundencia contra aquellas plantas que no cumplan con lo exigido en el RD163/2019. Confiamos en el buen trabajo de los organismos de control acreditados por ENAC para esta parte final dónde van a tener que hacer un esfuerzo importante para afrontar el gran número de plantas a auditar.

Siendo muy importante todo lo anterior, resulta especialmente destacable el papel de los clientes, arquitectos y prescriptores a la hora de exigir a los productores la posesión del certificado. Desde la asociación y a través de nuestros asociados, se ha lanzado una campaña informativa para que conozcan la obligatoriedad de exigir el certificado, y los riesgos en los que puede incurrir caso de utilizar un hormigón ilegal. Desde Anefhop se denunciará firmemente también a aquellas empresas que, pasada la citada fecha, compren hormigón en centrales sin certificado.

Eficiencia energética para descarbonizar la fabricación de hormigón

ANEFHOP, en colaboración con la Asociación de Empresas de Eficiencia Energética (A3e), organizó el miércoles 24 de febrero una jornada de formación sobre eficiencia energética para descarbonizar el sector del hormigón. En la jornada se ofreció una visión general de las distintas opciones que existen para mejorar la eficiencia energética de las empresas y conseguir ahorros, se analizaron las diferencias entre las auditorías energéticas y los sistemas de gestión energética, como primeros pasos para empezar a reducir los consumos y ser más eficientes. Se explicarán qué son los sistemas de monitorización y telecontrol, herramientas básicas para hacer una buena gestión energética. A su vez también se abordaron temas como la huella de carbono, los alcances a considerar en cada organización, en qué casos puede ser interesante poner una instalación de autoconsumo fotovoltaico, qué tipos existen y qué ahorros se puede conseguir con ello. También se mostraron las opciones de Compra de Energía y, por último, las ayudas existentes para poder poner en marcha este tipo de soluciones.

 

La Unión Europea empieza a exigir planes ambiciosos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. Por su importancia dentro del sector de los fabricantes de productos de construcción, nuestras empresas son fundamentales para conseguir este objetivo. Si conseguimos reducir las emisiones, mejoraremos además nuestra imagen corporativa y competitividad, al tiempo que reduciremos los costes energéticos y económicos de nuestra actividad empresarial.

Pesimismo en el sector del hormigón ante un 2021 que puede ser peor que el año anterior por la falta de inversión real

La Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) ha publicado los resultados del IV Barómetro del Sector correspondientes al periodo comprendido entre enero y diciembre de 2020, donde se concluyen algunos datos relevantes sobre el impacto de la Covid-19 en el sector, así como las previsiones de caída de la producción de hormigón o las expectativas que tienen los asociados sobre la evolución de esta industria a lo largo del 2021.

El Barómetro destaca la bajada de la producción de hormigón, aunque ésta es menor de la que se preveía inicialmente. La patronal destaca que el enfriamiento de los mercados tras la paralización de obras continúa, aunque en el acumulado de producción anual (enero-diciembre) mejora las previsiones iniciales, con una pérdida de producción de alrededor del 10,1% con respecto a 2019, cifra que encaja con el dato de consumo de cemento.

Estos datos, aunque inferiores a los que se contemplaban en las previsiones iniciales, hacen que el sector siga muy preocupado por la falta de expectativas de inversión para el año 2021, viendo el futuro con incertidumbre. Los asociados mantienen su pesimismo en la falta de iniciativa pública de inversión y en que los fondos europeos sirvan para revertir la caída del sector. No obstante, sí que se ve un cambio positivo en cuanto a la previsión de inversión privada.

Otra de las principales conclusiones del barómetro está relacionada con la salud. Y es que, según los datos, aunque los contagios de trabajadores han aumentado como consecuencia del avance del virus, los contagios entre el personal no son frecuentes, con unas cifras muy bajas.

El estudio destaca en tercer lugar que las expectativas de los fabricantes de hormigón para el 2021 mejoran dentro de la negatividad. No obstante, éstas muestran un sentir común entre los fabricantes de que la situación será, si cabe, peor que en 2020, debido entre otros factores a que los participantes en la encuesta dicen no tener confianza en la iniciativa privada y pública.

Los empresarios, en referencia a 2021, estiman que la caída de empleo, junto con la bajada del poder adquisitivo será motivo de un descenso muy pronunciado en la demanda. Por otro lado, ni siquiera la llegada de los tan esperados fondos europeos hace pensar que la obra pública vaya a crecer lo suficiente como para cambiar la tendencia a la baja, predominando las opiniones negativas entre los empresarios del sector.

En cuanto a las preocupaciones temáticas del sector, éstas se mantienen con respecto a la encuesta anterior, aunque disminuyen algo su intensidad. En concreto, las dos principales preocupaciones son la estrategia comercial, la escasez de ofertas y la gestión de las personas ante los contagios. No se contempla, por el contrario, los concursos de acreedores, pues la gran mayoría de los asociados cree que el empleo se mantendrá y que la viabilidad de las empresas no se verá afectada gravemente.

Lo que sí se mantiene es el miedo a las reducciones crediticias al tiempo que se reduce la preocupación por la falta de cumplimiento de los plazos de pagos de los clientes o la paralización de la obra.

Finalmente, esta consulta a los socios de ANEFHOP también recoge aspectos relacionados con cumplimiento del RD 163/2019, el cual obliga a las plantas de hormigón a contar con una certificación para continuar su actividad a partir del próximo 1 de abril. Un 92% de los encuestados declarar estar ya en camino de obtener la certificación necesaria, dato que mejora un 14% frente a la anterior consulta realizada.

El IV Barómetro del Sector, que se ha desarrollado entre los meses de enero y diciembre, ha obtenido un total de 98 respuestas completas y 119 parciales, lo que representa el 40% de los asociados.

 

Consulta el Barómetro del Sector aquí.

ANEFHOP ha promovido entre sus asociados la muestra de apoyo a la Manifestación de Interés (MDI) del Programa de Impulso de proyectos tractores de Competitividad y Sostenibilidad Industrial impulsada por OFICEMEN

La Asociación Nacional Española de Fabricantes de Hormigón Preparado (ANEFHOP) y más de quince empresas asociadas han firmado la muestra de apoyo a la Manifestación de Interés (MDI) promovida por OFICEMEN a su proyecto tractor.

Esta propuesta trata de trasladar al Ministerio de Fomento las líneas estratégicas clave para avanzar hacia la descarbonización del sector y cumplir con el nuevo objetivo de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un mínimo del 55% para el año 2030 con respecto a los niveles de 1990 propuesto por la Unión Europea.

Esta muestra de apoyo supone el reconocimiento por parte de los asociados de ANEFHOP de que la propuesta es estratégicamente relevante y permitirá a las empresas participar en el desarrollo de proyectos concretos relacionados con el desarrollo de nuevos hormigones de muy altas prestaciones, el desarrollo de nuevos sistemas de producción de hormigón, la implementación de nuevas tecnologías y sistemas de mayor eficiencia energética y la transformación digital de toda la cadena de valor, siempre que existan oportunidades y financiación por parte del Ministerio.

Desde ANEFHOP creemos que este proyecto tractor puede ser una buena oportunidad para invertir en nuestras plantas, en la logística y los procesos para dar un impulso importante en la modernización de nuestro sector.

La patronal denuncia las plantas de hormigón para el Arco Noroeste y el soterramiento

Alerta de que una de las instalaciones que provee material a las obras está situada junto a varios colegios; y cuestiona que otra disponga de los permisos necesarios.

Accede al artículo de La Verdad de Murcia haciendo click aquí

La producción de hormigón volvió a bajar en el tercer trimestre de 2020, acumulando una caída de un 10,4%

La producción de hormigón preparado ha vuelto a caer en 108.348 metros cúbicos en el tercer trimestre del año, lo que representa un descenso del 1,8% con respecto al mismo periodo del año anterior y de un 10,4% en el acumulado de 2020, un descenso acumulado menor que el registrado en el segundo trimestre, que se situó en el 14,6%. Se trata del tercer trimestre con impacto de la Covid-19, donde tras iniciarse el Estado de Alarma el 15 de marzo se produjo una paralización de los suministros de hormigón hasta el 14 de abril. A ello hay que sumar que cuando se retomó la actividad se hizo coincidiendo con la Semana Santa, época de menor suministro., El tercer trimestre ha sido un trimestre de recuperación, si bien la producción ha estado por debajo de la de  2019.

Como se observa en el gráfico inferior, los efectos de cada trimestre tienen una incidencia negativa en las producciones respecto al año anterior:

Podemos considerar que existen dos motivos principales por los que el tercer trimestre de 2020 se ha visto menos afectado.

 

  1. El primer trimestre de 2019 fue atípicamente alto en producciones dado que es habitual que los primeros trimestres del año tarden en arrancar, por lo que el descenso puede ser más pronunciado en la comparativa del primer trimestre que en el segundo y tercero. En 2019, el segundo trimestre estuvo por debajo del primero, lo que no es normal. Habría que remontarse a 2012 para ver otra situación similar. El tercer trimestre ha sido el más regular. No obstante, durante el periodo estival no se ha recuperado la parte que se había perdido en meses anteriores, pues no ha llegado a alcanzar la cifra de 2019.
  2. El arranque de las obras tras la paralización, y con más medios de protección, fue rápido en la mayoría de las zonas, con un nivel de actividad mayor al que se pensaba en marzo. Esto compensaría parcialmente el efecto de paralización de los primeros 14 días. En el tercer trimestre las condiciones de trabajo no han variado y han permitido trabajar con protección, pero sin problemas.

 

Desde Oficemen, los datos de consumo de cemento para los primeros 11 meses del año muestran un descenso del 11%, un porcentaje muy similar al aportado por ANEFHOP del 10,4%. Se ha de resaltar que el dato de cemento de noviembre ha sido muy positivo, con un incremento del 3,8% sobre el mismo periodo del año anterior. El orden de magnitud de las cifras de variación son comparables. De ello se puede desprender que la perspectiva para las producciones de hormigón del cuarto trimestre no vaya a ser mala dentro de las limitaciones en las que nos movemos.

 

Resultados por regiones

La bajada de la producción no ha sido tan acusada como en un principio reflejaban los datos del Barómetro de Anefhop, aunque no deja de ser muy importante. También es cierto que la evolución ha sido totalmente distinta dependiendo de las regiones. Aún así, con estas cifras y la evolución del consumo de cemento, podemos pensar que la cifra de producción final del año estará alrededor del 10% de descenso, mejorando la previsión del informe anterior, situada en un 15%.

Hay que subrayar que la licitación quedó paralizada, y en los meses de marzo y abril bajó drásticamente. El repunte de los meses siguientes no ha compensado la bajada que permitiese alcanzar la licitación del año anterior (que ya era baja), resultando en estos momentos, en términos acumulados, una cifra inferior en un 33% a la cifra de 2019. Dado que quedan dos meses por publicar, la cifra es realmente baja y no genera buenas expectativas.

Atendiendo al acumulado del tercer trimestre, las regiones con más peso de producción en el total nacional se mantienen entre las mayores caídas en porcentaje. Así, Madrid es la que más cae, con un 21,7%, seguido de Cataluña, con un 12,9% y, muy de cerca, Andalucía, con un 11,9%. Sólo 3 regiones consiguen crecer respecto a 2019, mientras que otras 7 no superan el 10% de bajada. En el siguiente gráfico, se pueden ver estos porcentajes:

 

Lo que nos deparará el resto de 2020

Como demuestran estas cifras presentadas, el comportamiento del mercado está siendo algo mejor de lo que se esperaba en los primeros meses de pandemia. La cifra final del año puede estar incluso por debajo del 10% de pérdida sobre el año 2019. Si el comportamiento del tercer trimestre se traslada de la misma forma al cuarto, apoyados por los datos positivos del consumo de cemento, la cifra final estaría por debajo de ese 10%. Sin embargo, se debe tener en cuenta un par de factores que influirán en la comparativa. Por un lado, se viene escuchando a los empresarios que se ha contratado muy poco este año y que las obras ya están finalizando. De hecho, el mes pasado puede haber sido especialmente bajo en producción por este motivo. Por otro lado, 2019 registró un mes de diciembre bastante fuerte, que influyó positivamente en las cifras finales de cierre de año.

No obstante, con tres trimestres ya vencidos, la cifra final no tendrá grandes variaciones. Hay que empezar a analizar cómo va a arrancar 2021 y el efecto de la situación económica del país, enfrentándonos a una más que posible tercera ola de coronavirus, así como la llegada en forma de inversiones de los fondos europeos.

CEPCO se incorpora al Foro de Alto Nivel de la Industria Española

La Confederación Española de Asociaciones de Fabricantes de Productos de Construcción (CEPCO), de la que ANEFHOP es miembro, se ha incorporado al Foro de Alto Nivel de la Industria Española.

Bajo el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR), impulsado por el Gobierno de España y enmarcado en la nueva Política Industrial España 2030, se busca impulsar la modernización, sostenibilidad y competitividad de la industria nacional.

Por ello, este Foro será un órgano asesor y consultivo sobre las reformas que permitan mejorar los puntos que localiza el PRTR, y actuará como vía de comunicación directa con los miembros del Foro para analizar proyectos en las diferentes líneas que el Gobierno ha asignado a Industria, las cuales alcanzan los 2.853 millones de euros. A su vez, colaborará en el asesoramiento al Ministerio de Industria, Comercio y Turismo en el diseño de propuestas en Política Industrial para el Gobierno.