Carta del Presidente a los asociados con motivo del coronavirus

Madrid, 19 de marzo de 2020

Estimado/a asociado/a,

Por la presente, quiero transmitirte un mensaje de apoyo en estos momentos de dificultad. No cabe duda de que, en situaciones como esta, se hace más necesario que nunca que nuestra Asociación se muestre firme. Primero, para poder velar por los intereses de los fabricantes de hormigón y, segundo, para ser altavoz de los problemas que necesitamos sean resueltos, bien con la administración, con nuestros clientes o con nuestros suministradores.

Ten la certeza y confianza de que estamos trabajando con intensidad para que, en lo que esté en nuestra mano, el impacto de esta crisis sea el menor posible.

No hay que cansarse de insistir que es necesario que se cumplan los requisitos mínimos de prevención de riesgos laborales y de protección frente al coronavirus. Por ello, desde ANEFHOP, queremos recordar una vez más a nuestros asociados la importancia capital de mantener una observancia absoluta de dichos requisitos (utilización de EPIS complementado con mascarilla, guantes, higiene de manos, distancias mínimas, etc.). Sólo así vamos a poder justificar y mantener la actividad de nuestras plantas.

Por un lado, y con respecto a esta actividad, el Real Decreto 463/2020, de 14 de marzo, por el que se declaraba el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19, deja un vacío con respecto a las obras de construcción que se encuentran en marcha, dejando en manos de las empresas la decisión de continuar o no con su ejecución. Dentro de las exclusiones que se establecen en este Real Decreto no se encuentran las centrales de producción de hormigón, ni como actividad, ni por movilidad. Tampoco se encuentra contemplada la actividad de la construcción.

Por tanto, vamos a defender que la actividad se mantenga en todo el territorio nacional. Defenderemos la actividad de nuestras plantas y los puestos de trabajo asociados a las mismas. Nos permitimos recordar a estos efectos que en China la construcción ha tenido un papel importantísimo y esencial en el proceso de recuperación de la enfermedad. Asimismo, solicitaremos que se tomen las medidas económicas oportunas que faciliten los ERTE y las exenciones fiscales, permitiendo así paliar las graves pérdidas económicas del sector en esta crisis y poder con ello volver a la normalidad con la mayor prontitud.

Por otro lado, el posterior Real Decreto-ley aprobado por el Gobierno, y publicado ayer en el BOE, tampoco ha cubierto ese vacío, ya que, en el paquete de medidas adoptadas, considera únicamente la actividad de los contratistas y sus posibles pérdidas en caso de suspensión de las obras públicas.

En su Artículo 34, punto 3, se contempla la posibilidad de paralización de actividad de obras, con la consiguiente indemnización parcial al contratista. Esta situación sólo se tiene en cuenta en casos extremos y deja fuera a los suministradores de materiales que, por consiguiente, seríamos los grandes perjudicados de la decisión.

Con todo ello, desde ANEFHOP defendemos:

  • Que esta medida sólo sea aplicable en casos reales de imposibilidad de continuar adelante.
  • Que en estos casos, se indemnice de la misma forma a los suministradores perjudicados por la paralización, que también sufren de costes no recuperables.
  • Que la paralización no afecte al personal de administración, garantizando así que las partidas pendientes de pago se ejecuten en tiempo y forma

En definitiva, vamos a solicitar al Gobierno, junto con el resto de sectores afines de fabricantes de productos de construcción, que se incluya a las empresas suministradoras de hormigón entre las medidas económicas y laborales destinadas al sector de la construcción.

Por último, queremos mandaros un mensaje de confianza, porque, en este momento, tenemos que estar unidos para tratar de acometer este difícil reto. Desde la Asociación vamos a luchar por conseguir que se reconozcan nuestras necesidades y por prolongar la actividad el mayor tiempo posible con las medidas preventivas adecuadas -como están haciendo en otros países europeos-.

Sin embargo, tenemos que estar preparados igualmente para un posible paro total de la construcción, si las cifras de contagio no disminuyen. Y, si eso ocurre, deberemos tomar medidas para proteger el empleo y para arrancar de la mejor manera posible la actividad cuando nos sea permitido.

Estamos a tu disposición para todo aquello que consideres necesario.

 

 

 

 

 

 

Albert Gómez

Presidente de ANEFHOP