Anefhop y la AECP se unen para denunciar públicamente las prácticas subversivas en las licitaciones públicas ante la llegada de los Fondos europeos

La Asociación Nacional de Fabricantes de Hormigón (Anefhop) y la Asociación de Empresarios Constructores y Promotores de la Provincia de Las Palmas (AECP) se unen para denunciar públicamente las prácticas subversivas en las licitaciones públicas de las Administraciones Canarias amparados en Pliegos de Condiciones que propician prácticas abusivas e incitan a la morosidad

La inminente llegada de los fondos europeos de recuperación, las dudas sobre su gestión y ejecución, así como el efecto llamada a prácticas desleales que perjudiquen a las empresas operadoras en Canarias que cuentan con arraigo y vocación de permanencia, han hecho que Anefhop y AECP consideren urgente una cooperación entre organizaciones empresariales, Gobierno de Canarias y corporaciones locales para poner coto a prácticas desleales en los precios de licitación pública y los consecuentes efectos negativos sobre la cadena productiva del sector y en la economía de las islas.

Desde el titular de la adjudicación, pasando por los subcontratistas y proveedores de materiales, todos sufren en “efecto dominó” las bajas desproporcionadas y la aparición de operadores que acceden a las licitaciones a “comprar cartera”. Son empresas que carecen de estructura y arraigo en las islas, cuya intención desde el primer momento es subcontratar las obras en su totalidad.

El origen del problema lo encontramos en muchas ocasiones en los Pliegos de Condiciones empleados en los procesos de licitación, los cuales propician este tipo de prácticas, que incitan a la morosidad y asfixian con posterioridad a quienes han de desarrollar la obra y proveerla, dando cobertura a operadores que utilizan las licitaciones públicas como instrumento financiero, una carga que soporta la cadena productiva de nuestro sector, cuestión que agrava la morosidad de las Administraciones Públicas.

En ocasiones estas prácticas acaban en procesos concursales y paralizaciones de obras. Lo que inicialmente podría ser un ahorro para el erario público, se convierte en enormes retrasos y sobrecostes de las obras.

Para evitar este tipo de situaciones y disminuir el impacto que pudieran causar estas malas prácticas, Anefhop y la AECP consideran que es necesario que las Administraciones Públicas promuevan Pliegos de Condiciones con criterios de adjudicación que valoren tanto la calidad como el precio, tal y como propugna la Ley de Contratos del Sector Público, evitando así los efectos descritos, presupuesten las obras a precios adecuados y paguen en tiempo y forma las obras contratadas, realizando a partir de entonces un seguimiento de la cadena de pagos, tanto de los contratistas principales como de subcontratistas y proveedores, con el fin de impedir una política de precios bajos en las obras, no acordes al mercado, que ocasionan problemas de calidad y fomentan la competencia desleal, con un efecto directo sobre la perdida de riqueza en Canarias.